Las algas marinas han sido utilizadas con fines terapéuticos desde la antigüedad. Aparecen mencionadas en libros que datan del 2700 a.c.

El motivo principal de su fama se debe a sus propiedades, especialmente antibióticas y antitumorales. Los griegos y los romanos las usaban como alimentación, para el forraje, como medicamento. Pero lo que a día de hoy las hace populares son sus propiedades y beneficios en la cosmética y en la medicina natural.

En la cosmética, su empleo está relacionado con su poder refrescante. Sin embargo, también son antioxidantes, antiulcerosas, antitumorales, reguladoras del tránsito intestinal… Etc.

En el agua del mar, o aplicadas en diferentes formas, añaden mayores beneficios al agua, por sus minerales y oligoelementos.

Contienen un alto porcentaje de minerales, oligoelementos, y vitaminas variadas.

sus principales beneficios en el mundo de la talasoterapia son por sus propiedades antiinflamatorias y regeneradoras. En el mundo de la cosmética, a esto, se le suma el efecto hidratante, suavizante y antioxidante.

Patologías para las que está indicado el uso de algas.

  • Psoriasis.
  • Eccemas.
  • Ictosis.
  • Acné.
  • Salpingitis.
  • Metritis crónicas.
  • Oofritus.
  • Para reeducar la función del aparato locomotor.
  • Reumatología para todo tipo de dolencias o patologías.
  • Afecciones cronicas de las encias.
  • Estrés.
  • Afecciones en las vías respiratorias.
  • Bronquitis.