Lo primero que debemos tener claro, tengamos la piel que tengamos, es que una rutina ideal PARA TI es lo único que puede hacer que tu piel se vea sana, y además, también lo esté. Y, como ya deberíamos saber tod@s, tu rutina diaria, no será nunca igual a la de otra persona. Aunque tengas el mismo tipo de piel o, os preocupen las mismas cosas, el producto que a tu piel le sea perfecto, o el conjunto de productos que en tu piel hagan un buen trabajo, no tienen porqué ser buenos para otra piel. Por ello, muchas veces probamos un producto indicado para nuestro tipo de piel y pensamos que nos están estafando. Seguro que, si tienes la piel mixta/grasa, alguna vez has probado un producto indicado para eso, que no te ha hecho ningún favor. Y, no. No te han estafado a ti o a la gente que tiene la piel grasa. Es simplemente que tu piel, no tolera ese producto. Y eso, lo sufren todas las pieles al usar un producto que no conviene en su propia piel. Por ello, soy partidaria de buscar ingredientes adecuados, más que productos indicados. Un producto que a mí piel mixta le debería venir bien, no tiene porqué hacerlo. Pero un ingrediente recomendado para pieles mixtas, si. Pero como también sabemos, sin ser profesionales es difícil saber leer una lista de ingredientes o saber cuáles son los que están indicados para ti. Así que, vamos a ponerlo fácil. Vamos a contarte qué ingredientes son perfectos para una piel mixta/grasa y qué productos, con esos ingredientes, pueden ser el producto perfecto para tu piel.

photo of topless woman
Photo by Gabb Tapique on Pexels.com
  • Vitaminas: B, B6 y E.
  • Aceites: árbol del té, jojoba, rosa mosqueta, geranio e incienso.
  • Ácidos: glicólico, salicílico e hialurónico.
  • Alimentación: destacan la piña por el porcentaje de agua y bromelina, el pepino por su acción calmante y refrescante, los que tienen gran cantidad de agua y los que incluyen las vitaminas mencionadas.
  • Recomendado: arcillas y aloe vera.

Limpieza

Paso más importante y el que jamás deberíamos olvidar. Es completamente indiferente si has estado maquillada hasta las cejas o cara completamente limpia desde que amaneció. Si te has pasado el día entero en la calle o tumbadita en el sofá. Microbios, bacterias, grasa y demás suciedad, se ha incrustado en tu piel. Y si, a la que se ha pasado el día tumbadita en el sofá, a tí también. Por ello lavarse la cara (incluyendo desmaquillarse si lo has estado) es el paso más importante. Hablando claro, prácticamente nada de lo que hagas después tendrá sentido, porque nada hará su efecto correctamente sin una limpieza previa. Es como echarse perfume en vez de darse un baño. Puede que huela bien y parezca que estás limpita, pero no, ¿Verdad? 😅. Además, a las pieles mixtas/grasas, la mala higiene facial, le provoca acné, estados seborreicos (la piel produce más grasa de lo habitual), además de mala textura en la piel y deshidratación.

Tónico

El tónico siempre es 1 de los pasos más importantes y, a la vez, el que poca gente usa. El tónico prepara tu piel para lo que viene. Es como el paso «intermedio» que refresca tu piel después de la limpieza, ayudando a calmarla, a la vez que la prepara para el correcto funcionamiento de los productos que añadamos después.

Sérum e hidratación

El sérum es un paso que, dependiendo de tu piel, puedes usar a diario o cada «x» días. Tu propia piel dicta su manera perfecta de uso. Hablando en concreto de pieles mixtas/grasas, lo ideal en el uso de este, es variado. Es decir, para tener una piel perfecta, debemos variar, dependiendo del estado de tu piel ese día, entre productos hidratantes, equilibrates o secantes (en el caso de pieles muy grasas). Un sérum con las vitaminas indicadas o un aceite que le viene bien a esta piel, antes de la crema, hará que tu piel esté perfecta. Por otro lado, la crema, debe ser hidratante, jamás nutritiva. La piel mixta/grasa, a diferencia de la piel seca, no contiene barrera hidrolipidica. Esto hace que la hidratación (el agua), se escape continuamente de nuestra piel. Por ello, necesita hidratacion continua, para estar siempre hidratada y que no produzca más sebo para protegerse a sí misma. Al contrario de lo que se pueda pensar, la piel grasa y la seca, si están sanas, producen la misma cantidad de aceite o sebo. La diferencia es que en una piel el sebo queda atrapado y en la otra, se escapa. Por lo que una piel mixta/grasa necesita hidratación para estar protegida y que esté sebo, se mantenga a raya.

Productos complementarios

Vamos a lo importante. Si ya sigues una rutina diaria, que se supone que es ideal para tu piel, pero no notas ningún cambio, algo estás haciendo mal. Y si, las pieles grasas pueden ser un tanto exigentes a la hora de su cuidado, pero créeme, si tu rutina es buena, no necesitas mucha atención, ni muchos productos y conseguirás verla sana. Existen 2 problemas grandes en estas pieles para que no las veamos así. Por un lado el exceso de sebo, el cual podemos ayudar de manera complementaria a tu rutina, usando 1 vez o 2 a la semana una mascarilla secante, equilibrates, matificante (lo ideal es varias entre estas). Si tu problema es el «contrario» y es que tu piel se ve deshidratada y con mala textura, no uses productos que sequen aún más tu piel. En ese caso, los productos que debes usar de manera complementaria, deben ser hidratantes siempre (mascarillas, aceites, serums…)